Cuando damos nuestros primeros pasos en la fotografía, suele ser un etapa increíblemente emocionante, por lo general el ritmo de aprendizaje suele ser muy diverso entre quienes se acercan por primera vez a este mundo, y depende en gran manera de las herramientas que posean a la mano.

Es bien sabido que la Fotografía reflex es una afición sumamente costosa en términos monetarios, y es que para empezar incluso con una cámara de segunda mano se debe disponer de al menos unos 200$, recuerdo haber prescindido de mi teléfono celular para poder adquirir mi primera cámara con modo manual, una Samsung Nx 200, rápidamente se me fue quedando corta y fui por mi primera Reflex, la Nikon D3100 con un 50mm en donde pude acelerar de manera muy sostenida mi curva de aprendizaje.

Paulatinamente y con mucho esfuerzo fui adquiriendo mas equipos que me permitieron ir probando nuevos tipos de fotografía e ir acelerando mi proceso empírico de aprendizaje. Sin embargo hay que reconocer que es muy fácil rendirse en el camino en especial si no contamos con los medios para comprar por lo menos nuestra primera cámara.

Recuerdo mucho una frase de una película que decía «la Basura de unos es el tesoro de otros», En cierta oportunidad en la que deseaba vehementemente comprar mi primer Flash externo vi una publicidad en la TV que decía «alguien quiere quiere lo que tu tienes, alguien tiene lo que tu buscas», eso me llevo a hacer un inventario de una gran cantidad de cosas que ya no usaba y que para mi sorpresa sumaban miles de $. Así que fui vendiendo y cambiando varias de estas cosas hasta hacerme con casi todo lo que necesitaba tanto para la ejecución, como para el flujo de trabajo fotográfico, labor que me llevo meses pero que fue sumamente satisfactoria.

En mi caso nunca fue un objetivo realizar la fotografía en un plano profesional, ya que por cuestiones laborales, no me queda mayor tiempo para desempeñarme en otra área, pero aun así pude llegar a un nivel en el cual he llegado a cubrir eventos, bodas y a realizar sesiones fotográficas de embarazos con una calidad considerable y logrando clientes satisfechos.

Hoy miro hacia atrás mi me siento sumamente feliz de no haberme vencer por el desanimo y poder desempeñarme en esta rama artística tan satisfactoria a nivel personal que incluso me ha permitido obtener ingresos con los que no hubiera contado en otro momento.

La posibilidad de contar con un medio de Catarsis y re-descubrimiento prácticamente único mediante la fotografía es algo que no tiene un valor cuantificable en dinero, por lo tanto !No te rindas¡. Todo con paciencia, la actitud correcta y una gran motivación es posible.

Suscribete a nuestro Boletin

Te mantendremos actualizado de nuestras ultimas publicaciones.

crear newsletter by Mailrelay

La suscripción ha finalizado.